¿Que es?

El sistema circulatorio es un conjunto de estructuras, que incluye el corazón y una compleja red de arterias, venas y capilares. El corazón bombea la sangre oxigenada hacia los tejidos a través de las arterias y recibe sangre desoxigenada desde los tejidos, a través de las venas.  Este sistema trabaja conjuntamente con el aparato respiratorio, transportando el oxígeno inhalado en los pulmones hacia los tejidos y el dióxido de carbono desde los tejidos hacia los alveolos para su expiración.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de defunción en el mundo, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Solamente en el año 2012 fallecieron 17,5 millones de personas a nivel mundial por esta causa. Un dato interesante es que la OMS estima que “80% de los infartos al miocardio y de los ACV prematuros son prevenibles”.

En general, la prevención de las enfermedades cardiovasculares (ECV) consiste en una dieta sana, ejercicio físico, evitar el cigarrillo y el exceso de alcohol, bajar de peso en casos de sobrepeso u obesidad.

A continuación le mencionamos algunos padecimietos del sistema cardiovascular.

Ateroesclerosis: Enfermedad arterial caracterizado por el depósito de una placa de color amarillento de colesterol y lípidos en la íntima de la arteria, conocida como placa ateromatosa. La formación de esta placa ateromatosa tiene dos efectos adversos. Por una parte, las paredes de los vasos se engrosan y sus luces se estrechan, con lo que se disminuye la circulación a los organos irrigados por la arteria, provocando fallas en su nutrición.  Por otra parte, la arteria va perdiendo  flexibilidad o su capacidad para dilatarse. La ateroesclerosis es una de las principales bases para el desarrollo de las ECV como hipertensión, angina de pecho, infarto al miocardio.

Hipertensión arterial: Es el aumento sostenido y crónico de las cifras de tensión arterial. Se le conoce como el asesino silencioso, ya que en las primeras etapas de la enfermedad,  la misma suele pasar por desapercibida porque no existe un cuadro claro de síntomas que permitan alertar a las personas que están padeciendo este mal.

La tensión arterial mide la presión de la sangre oxigenada sobre las paredes de las arterias cuando circula en su recorrido hacia los distintos órganos y tejidos del cuerpo.  Ya que esta lectura indica la fuerza de expulsión de sangre del corazón, una presión arterial alta supone que el corazón está trabajando más fuerte para bombear la sangre a todo el cuerpo.

En una persona sana la presión arterial disminuye durante el reposo y aumenta en respuesta a algunos estímulos como el estrés y la percepción de peligro.  La hipertensión se clasifica en leve, moderada y grave, de acuerdo a la escala siguiente: leve,  l40-159 mmHg para la sistólica y 90-99 mmHg para la diastólica; moderada,  160-179 mmHg,  para la sistólica y l00-109 mmHg  para la  diastólica; Grave, mayor o igual a l80 mmHg para la sistólica y mayor o igual a 110  mmHg para la diastólica.

La hipertensión arterial afecta a millones de personas alrededor del mundo y puede tener consecuencias graves para la salud.  Específicamente, los órganos cuya estructura y función se ven alterados a consecuencia de la hipertensión arterial no tratada o no controlada se denominan órganos blandos e incluyen el sistema nervioso central, arterias periféricas, corazón y riñones, principalmente. La asociación entre la presión arterial elevada y el riesgo de cardiopatías, infarto agudo de miocardio, derrame cerebral y enfermedades renales es independiente de otros factores de riesgo. En el caso de los daños a los riñones en el paciente hipertenso, éstos pueden llegar a sufrir insuficiencia renal crónica, como evento terminal.

La Medicina Natural tiene recomendaciones que ayudan no solo a mejorar la salud de las personas que padecen de hipertensión sino que las mismas representan una poderosa herramienta preventiva para evitar la aparición de esta peligrosa enfermedad. Dichas recomendaciones incluyen cambios en el estilo de vida, como una dieta baja en grasas y sal, aumentar la ingesta de  vegetales y frutas, no fumar,  reducir el consumo de alcohol y café y hacer ejercicio físico: caminar 45 minutos a una hora, 6-7 días a la semana.

Angina de pecho: Se debe a una obstrucción parcial de las arterias coronarias, aumentando la demanda de oxígeno por parte del corazón, en un momento en que la circulación no aporta la cantidad necesaria de oxígeno. Es por ello que se manifiesta durante el ejercicio físico principalmente. Igualmente los síntomas se pueden sentir por la ingesta de alcohol y el frío intenso. Los síntomas incluyen dolor agudo en el pecho y también palidez y frialdad, al igual que un infarto.

Infarto al miocardio: Se produce por el bloqueo u obstrucción de una arteria coronaria, lo que ocasiona un aporte sanguíneo inadecuado prolongado o un déficit de oxígeno y la subsecuente necrosis en el tejido cardíaco alimentado por esa arteria. La obstrucción coronaria puede ser ocasionada por depósito de grasa o un coágulo.  Un infarto se manifiesta con dólor en el pecho, debilidad y hasta náusea, síntomas que no se alivian con el reposo.

Factores de riesgo para el infarto: antecedentes personales y familiares de cardiopatía, hipertensión, diabetes, edad avanzada, lípidos elevados, estrés, tabaquismo, sedentarismo, mala alimentación.

ACV : Un Accidente Cerebro Vascular es una lesión en el cerebro ocasionada por la interrupción del flujo de sangre a ese órgano.  Puede ser isquémico o hemorrágico. Un ACV isquémico puede ser trombótico o embólico y ocurre cuando un trombo o énvolo obstruye una arteria cerebral o de otra parte de la cabeza. Los ACV hemorrágicos son ocasionados por la ruptura de una arteria de la cabeza.

Los ACV en general se caracterizan por la pérdida de las funciones neurológicas de la zona afectada, lo cual puede ser temporal o definitivo. Estas funciones incluyen, pérdida de consciencia, parálisis musculares y alteraciones del habla y de la visión.

Insuficiencia venosa: Las várices son dilataciones de algunas venas, lo que le impide cumplir con su función de retorno de la sangre.  Las várices se dividen en tres tipos, de acuerdo al grado de avance de la enfermedad.

Grado 1: Se presentan  las llamadas comunmente “arañitas” o venitas de color rojo purpura.  En esta etapa en general no se presentan síntomas y no representa riesgo para la salud, pero hay que tomar medidas para evitar que avance al siguente grado. Caminar diariamente, hacer ejercicios para tonificar los gemelos (pantorrilla), colocar los pies por encima del nivel del corazón (un ángulo de 30 grados aprox.) 1-2 veces al día, son algunas de las medidas que se pueden tomar para evitar el avance de la enfermedad.

Grado 2: Las várices se hacen mas visbles y comienzan a aparecer los síntomas, como cansancio, pesadez y calambres. Es importante el tratamiento médico y ejercicio para evitar la progresión de la enfermedad.

Grado 3: En este caso ya se presenta una mayor dilatación de las venas y las várices son totalmente visibles. Se observan como un cordón en las piernas. Normalmente en esta etapa, el tratamiento ya es quirúrgico.

Ulcera varicosa: Es una llaga abierta que se forma a partir de una vena varicosa grado 3. Se requiere tratamiento médico a base de antinflamatorios y antibióticos.

Factores de riesgo: La herencia juega un factor muy importante en la aparición de la enfermedad venosa.  Además actividades que requieran estar de pie o sentado por tiempo prolongado incrementan el riesgo de sufrir várices. Este padecimiento es mas común en la mujer que en el hombre.

Flebitis y tromboflebitis: La flebitis es una inflamación de una vena, en general a causa de una infección o lesión. Se puede presentar también una tromboflebitis, porque se adhieren coágulos a la pared de la vena inflamada. Esta enfermedad suele presentarse en las venas de las piernas, sobre todo en las venas varicosas grado 3. Sus signos y síntomas son enrojecimiento de la zona, dolor, picazón e inflamación, con endurecimiento alrededor de la zona afectada o a lo largo de esa vena. El tratamiento es con antinflamatorios, antibióticos y quirúrgico. Una trombosis de una vena profunda conlleva un riesgo mayor para la salud, hasta un embolismo pulmonar puede ocurrir, que de una vena superficial.

 

En Arco Iris Laboratorio le ofrecemos varios productos para el tratamiento de enfermedades cardiovasculares y para disminuir  algunos factores de riesgo.

Venosan: Excelente producto para tratar los sintomas de las varices.  Es a base de cáscara de limón y naranjo (bioflavonoides), perejil y uva.

Castaña de Indias: ayuda a disminuir los síntomas como edema, pesadez y calambres en miembros inferiores producidos por las venas.

Omega 3: Tratamiento de las dislipidemias.

Hemosan: a base de Castaño de indias, ginkgo biloba, hamamelis y vid de la uva.

 

Colesan: Producto que ayuda a bajar de manera natural el nivel de colesterol en sangre. Es a base de alcachofa, diente de león, avena y ajo.  También tiene un ligero efecto hipotensor.

Ajo: Las multiples propiedades terapéuticas del ajo son ampliamente conocidas. En este caso podemos mencionar su utilidad en el tratamiento de las dislipidemias y sus propiedades hipotensoras.

Hipersan: Excelente diurético y depurativo a base de cola de caballo, apio españa y  corocillo.

 

 

 

 

 

 

Referencias bibliográficas

Escott-Stump, S. (2005). Nutrición, Diagnóstico y Tratamiento. 5ta. Edición. México. McGraw-Hill Latinoamericana.

Océano Mosby. Diccionaro de Medicina Oceano Mosby. MMIX Edición. España. Grupo Océano.

(s.f). Recuperado el 2 de julio de 2020, de Organización Mundial de la Salud.

www.who.int/cardiovascular_diseases/es/

Gimon, Jose G (2008). Efectos del consumo de tintura de ajo sobre la hipertensión arterial de leve a moderada (trabajo de grado para optar al título de naturópata). Instituto Educativo de Naturismo “Manuel Lezaeta Acharán”. Caracas

 

Naturópata José Gregorio Gimón

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 0.0/5 (0 votes)